top of page

10 tips para escalar tecnológicamente un comercio minorista

Al gestionar un comercio minorista, es preciso aprovechar las oportunidades y mirar hacia el horizonte con una estrategia clara.

Napse, compañía B2B especializada en soluciones tecnológicas y de omnicanalidad para el retail, brinda diez consejos para los comerciantes minoristas que buscan mejorar la gestión de sus negocios para llevarlos al siguiente nivel.

1: Nunca perder de vista la misión

Los negocios con objeto definido logran desarrollar marcas más fuertes y, por lo tanto, obtienen mejores resultados. Esas compañías no definen sus metas después de crecer, sino que es justamente el propósito inicial el que permite encontrar al público adecuado, posicionar bien la marca y, de ese modo, expandirse de forma saludable.

2: Comenzar de a poco, pero prepararse para crecer rápido

El mejor camino es adoptar una postura de compañía startup: probar muchas ideas, desarrollar diversas soluciones y entender las necesidades del cliente hasta encontrar el producto o servicio ideal.  Es importante tener, al menos, una solución de gestión que centralice todas las las informaciones en un mismo lugar y posibilite una automatización de las operaciones, para facilitar procesos y propiciar la organización.

3: Simplificar todo lo que sea posible Optimizar el registro de informaciones sobre las ventas y los consumidores, el proceso de facturación, la generación de las obligaciones financieras y los pedidos de reposición de stock (para citar algunas de las actividades básicas del negocio) hace que el personal disponga de más tiempo para realizar otras tareas y brindar un servicio de calidad. Se trata de una forma eficaz de ahorrar tiempo y dinero, creando más comodidad y agilidad al tiempo que se aprovechan mejor los recursos.

4: Migrar a la nube La tecnología cloud computing representa una enorme ventaja para el comercio minorista porque le permite realizar una baja inversión en infraestructura y, aún así, lograr integrar todas las informaciones del negocio en una única plataforma. Para el pequeño comerciante minorista que no puede darse el lujo de desperdiciar recursos, esta opción le permite invertir sólo lo necesario e, incluso, tener acceso a soluciones que hace poco tiempo hubiera resultado demasiado costosas.

5: Asumir el control total del negocio Encontrar formas para monitorear el negocio a través de la digitalización permite obtener una mirada integral sobre su funcionamiento. Con un dashboard simple y objetivo es posible saber lo que está funcionando y qué áreas exigen una atención especial. El sistema de gestión debe ser capaz de traer informaciones precisas y agregar inteligencia para simplificar la administración y planificar mejor el negocio.

6: Digitalizar el negocio Ya no se trata únicamente de desarrollar un e-commerce propio, si no de generar una estrategia de negocios que permita incorporar otros medios digitales como WhatsApp, catálogos digitales y redes sociales, e integrar todo eso a la tienda física.

7: Implementar una estrategia omnicanal La integración online y offline dejó de ser una tendencia para convertirse en un requerimiento del mercado: todo comerciante minorista tiene que adaptar sus negocios para que el cliente pueda ser atendido de la misma forma en cualquier medio (tiendas físicas, e-commerce, marketplaces, redes sociales, aplicaciones, televentas) y finalizar su compra de la manera que considere más conveniente. De esta manera, la omnicanalidad existe para garantizar que el cliente adquiera lo que desee, de la manera que le parezca mejor, en el momento que prefiera, generando una experiencia de compra mejorada al tiempo que potencia las ventas.

8: Analizar los datos para encontrar oportunidades El día a día es intenso y es fácil quedar preso en una rutina que consiste en buscar la próxima venta a cualquier costo.  La recopilación y el análisis de datos permite identificar puntos de mejora, anticipar futuros problemas, diseñar nuevas estrategias, hacer planes y mejorar tanto el giro de stock como los márgenes de venta y la satisfacción de los clientes.

9: Ofrecer diferentes formas de pago y ajustar el stock Es necesario implementar todos aquellos disponibles en el mercado, como pagos por aproximación, códigos QR, links de pago y cuentas digitales. Esas opciones pueden aumentar las ventas, estimular la compra de artículos adicionales, generar más fidelidad y hacer que el comerciante conozca mejor a sus clientes. Y, a diferencia de lo que mucha gente piensa, no se trata de una gran inversión. Una administración inteligente y un buen software de gestión ayudan a identificar los productos con más posibilidades de venta, generando stocks más asertivos y promoviendo las ventas. Analizar los datos de compra de los clientes para identificar productos con baja salida y artículos que se podrían vender en mayor cantidad que en la actualidad son dos caminos simples para ajustar el mix de productos y los niveles de stock, sin demandar grandes inversiones.

10: Prestar un servicio de alta calidad En el comercio minorista, todo pasa por las personas. Por eso, la atención sigue siendo una gran posibilidad de diferenciación estratégica, incluso en el comercio minorista digital. Un cliente bien recibido, que logra evacuar sus dudas de forma rápida y eficiente, y que percibe que el comerciante quiere ayudarlo a encontrar soluciones, probablemente vuelva a visitar la tienda y siga comprando.

Comments


bottom of page