top of page

AppSec debe consolidarse

En medio de una creciente sofisticación de las amenazas cibernéticas, la consolidación de herramientas de seguridad en aplicaciones se presenta como una estrategia esencial para proteger la integridad de los datos. Ronen Riesenfeld, de Checkmarx, explora cómo esta práctica puede ayudar a las organizaciones a mantenerse un paso adelante.



Por Ronen Riesenfeld, Senior Sales Engineer de Checkmarx.


Las aplicaciones se han convertido en componentes integrales de nuestra vida y a medida que crece nuestra dependencia a las aplicaciones, también crece la necesidad de proteger los datos confidenciales y garantizar la privacidad. Para esto se requieren de múltiples herramientas de seguridad (SAST, DAST, SCA, SCS, APIsec, etc.) que analizan las aplicaciones durante su desarrollo, de esta manera las organizaciones nos puedan proveer de estas aplicaciones de una manera rápida y segura.


Sin embargo, administrar múltiples herramientas de seguridad puede ser una tarea desalentadora que a menudo conduce a ineficiencias operativas, mayor complejidad y mayores costos, por lo que se busca consolidar, lo que permitirá a las organizaciones centralizar su infraestructura de seguridad y como resultado tendrán una administración simplificada, una reducción de los gastos generales y una asignación de recursos más efectiva.


La consolidación de soluciones permite tener políticas y procedimientos unificados, resultados homologados y gestión por un mismo equipo, lo que no solamente simplifica esta gestión, sino que también facilita respuestas más rápidas a las vulnerabilidades identificadas. Además, un enfoque de seguridad consolidado a menudo se integra perfectamente con los sistemas y procesos existentes, minimizando las interrupciones, optimizando el uso de los recursos y reduciendo costos no solamente operativos, también de mercado al permitir la liberación de aplicaciones de manera constante y rápida. Hay evidencias que se pueden reducir hasta un 40% los gastos para identificar, analizar y mitigar el riesgo.



Adicionalmente, se puede tener una correlación de resultados, lo que nos provee de información adicional para un triaje rápido y preciso, por ejemplo, un análisis estático puede detectar que se guarda información sensible en un contenedor; y el análisis de infraestructura como código nos puede indicar si ese contenedor es seguro (privado y encriptado)  o no y de acuerdo con esto se puede identificar si es o no una vulnerabilidad y su severidad.


En conclusión, los beneficios de consolidar herramientas de seguridad en las aplicaciones son multifacéticos y van más allá de la mera eficiencia operativa. Desde una gestión optimizada y una visibilidad mejorada hasta una mejor detección y clasificación de vulnerabilidades. A medida que las organizaciones continúan priorizando la seguridad de sus aplicaciones, la adopción de herramientas de seguridad consolidadas surge como un imperativo estratégico para mantener la integridad y la resiliencia de las aplicaciones frente a las amenazas cibernéticas en evolución.


Comments


bottom of page