top of page

Cuatro principales tendencias IoT para la sostenibilidad

Signify realizó proyecciones sobre los desafíos en materia de sustentabilidad y cómo el Internet de las Cosas puede dar respuesta a ellos.


En un año marcado por un contexto continuamente cambiante y desafiante, muchos países se encuentran confrontando diversas crisis. El cambio climático sigue acelerándose, las economías se encuentran bajo presión y los consumidores deben hacer frente a la inflación y a facturas energéticas exorbitantes.


Sin embargo, con el inicio de un nuevo año también surge un renovado optimismo y un enfoque revitalizado. Los innovadores continúan descubriendo nuevas formas en las que las soluciones de IoT (Internet de las cosas) pueden contribuir a abordar las dificultades que se avecinan y a resolver una serie de problemas, tanto de forma inmediata como a largo plazo.


Tras examinar las principales tendencias de IoT desde una perspectiva general, este año, desde Signify, empresa de iluminación inteligente y sostenible, repasan las soluciones de IoT que ayudarán a avanzar en el camino hacia la sostenibilidad.


1. Conversión a LED del alumbrado público

Aunque la idea de reemplazar la iluminación tradicional por LED no es novedosa, todavía no se le da la importancia que merece a los grandes beneficios de ahorro energético que ofrece. Es cierto que la mayoría de las personas ya conocen que la iluminación LED es más eficiente que la convencional, con un ahorro energético de al menos el 50%, sin embargo, aún no se ha explotado todo el potencial que estos avances sostenibles ofrecen.


Para empezar, conectar la iluminación LED y controlarla mediante un sistema de gestión aumenta el ahorro de energía hasta un 80 %. Las ciudades suponen el 78 % del consumo mundial de energía y el 40 % corresponde a la iluminación. Por ejemplo, Buenos Aires se ha destacado como una de las ciudades pioneras en implementar soluciones de iluminación pública inteligente y sostenible, al utilizar una combinación de luminarias LED de bajo consumo y el avanzado software de gestión de iluminación Interact City.



Este proyecto, que reemplazó aproximadamente 100.000 puntos de luz, ha generado ahorros significativos en costos operativos, con una reducción del 50% en el consumo energético.


Además, esta iniciativa ha tenido un impacto positivo en la reducción de emisiones de CO2 de la ciudad, contribuyendo a mejorar su huella de carbono.

El cambio a LED eficiente energéticamente supone realmente el impacto más inmediato y significativo que se puede hacer en la lucha contra el cambio climático.


Según Jonathan Weinert, IoT e iluminación conectada de Signify, “cambiar toda la iluminación a LED en una ciudad de 200.000 habitantes, por ejemplo, evitaría la emisión de unas 18.000 toneladas de CO2 a la atmósfera al año, aproximadamente la cantidad de carbono capturada en un año por 850.000 árboles”.


2. Mayores oportunidades para las ciudades con la tecnología de iluminación IoT

Como ya mencionamos, la implementación de alumbrado público LED trae grandes beneficios que no deben ser pasados por alto. Esta tecnología no solo promueve comunidades más seguras y atractivas, sino que también es amigable con el medio ambiente, de bajo costo y ofrece mayor seguridad en su instalación y uso cotidiano. Además, su resistencia a las variaciones de vibración y temperatura la hacen una opción más duradera y confiable que otras opciones de iluminación.


Por sobre los beneficios de la iluminación LED, la adopción de sistemas de iluminación IoT genera, además, oportunidades significativas a partir de los ahorros que se generan en el consumo de energía y la reducción de costos de mantenimiento entre otros, lo que viabiliza los proyectos. Por tanto, a medida que las ciudades comienzan a considerar cómo modernizar su infraestructura, la implementación de tecnologías sostenibles como los sistemas de iluminación IoT se convierte en una alternativa viable que les permitirá mejorar su eficiencia energética, reducir sus emisiones de carbono y, al mismo tiempo, obtener ahorros que les permitan enfrentar otros desafíos y necesidades en su gestión.


3. Recarga de vehículos eléctricos más accesible

La industria del transporte se ha fijado el ambicioso objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono para el año 2050, lo cual es aún más desafiante si se considera que el 72% de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el transporte provienen de autos y camiones.


En todo el mundo, hay miles de millones de vehículos en las rutas, por lo que se hace necesario reducir de manera significativa sus emisiones y avanzar hacia un modelo de transporte sostenible. La electrificación del transporte es la solución. En los últimos años, la adopción de vehículos eléctricos ha aumentado significativamente. Sin embargo, todavía hay un obstáculo importante que superar: la escasez de estaciones derecarga en las ciudades y pueblos.



Los consumidores buscan la comodidad de poder cargar sus vehículos con facilidad y, si esto no es posible, la adopción de los vehículos eléctricos se verá limitada. Es necesario ofrecer una infraestructura de carga amplia y eficiente para garantizar una transición efectiva hacia un modelo de transporte más sostenible.


¿Dónde pueden encajar las soluciones IoT? Los focos LED conectados pueden diseñarse para servir como activos digitales verticales que las ciudades pueden utilizar para desplegar capacidades conectadas en todo el municipio, desde puntos de acceso a una red de banda ancha pública hasta puntos de recarga de vehículos eléctricos instalados directamente en los postes de luz. La implementación de estas soluciones no solo mejoraría la infraestructura de la ciudad, sino que también contribuiría al ahorro de energía en el alumbrado público LED y edificios inteligentes, equilibrando el aumento de la carga eléctrica y manteniendo los costos en niveles bajos, mientras se evita la generación de más energía.



4. ¿Será por fin 2023 el año de la smart city?

Parece que llevamos casi una década prediciendo la nueva era de Smart Cities, pero ¿será por fin 2023 el año en que se dispare la adopción de soluciones IoT en las ciudades? Las Smart Cities no solo se centran en hacer la vida más cómoda a los ciudadanos, sino que mejoran los aspectos sociales, medioambientales y económicos de la vida urbana. Y, a medida que la población de las ciudades vaya creciendo, las Smart Cities se convertirán en un ingrediente clave para mejorar la sostenibilidad y la calidad de vida.


La tecnología de IoT para una Smart City se está desarrollando rápidamente. Pero, como ocurre con todos los mercados de gran crecimiento, la regulación y la certificación a menudo han tenido que ponerse al día. Hace relativamente poco que han empezado a surgir normas, buenas prácticas e iniciativas coordinadas en todo el sector. Junto con un aumento general de la experiencia y los conocimientos por lo que ahora debería ser más fácil reconocer lo que es una Smart City y, sobre todo, lo que no lo es.


AIoT, la combinación de la tecnología de IA con la infraestructura de IoT, promete acelerar aún más las cosas. En la actualidad, la infraestructura de IoT requiere un nivel de supervisión y gestión humana. Imaginemos lo eficientes que podrían ser nuestras ciudades si la IA manejara los hilos. Los expertos en Smart City prevén la aparición de soluciones de IoT para gestionar la distribución de energía y demás recursos, el tráfico, la gestión de residuos, etc. Todo ello en un futuro próximo.


Comments


bottom of page