top of page

Empresa china lanzó satélite con un "cerebro" impulsado por IA

El desarrollador indicó que cuenta con una unidad inteligente a bordo, la cual le permite procesar datos sin enviarlos al control terrestre.

Una empresa china lanzó un satélite que tiene en su núcleo una potente inteligencia artificial (IA), con el fin de crear una nueva nave espacial autocontrolada. De acuerdo con South China Morning Post, el WonderJourney-1A, o WJ-1A, que despegó desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan en Mongolia Interior a principios de este mes, tiene una unidad de procesamiento inteligente a bordo conocida como String Edge AI Platform.


“String sirve como cerebro del satélite, permitiendo la observación y el procesamiento en tiempo real. Tradicionalmente, los datos deben enviarse a un centro de control terrestre para su análisis e instrucciones. Pero el WJ-1A puede manejarlo sobre la marcha”, dijo Chen Junrui, portavoz del desarrollador STAR.VISION, con sede en Hangzhou.


Por su parte, el cofundador y director de tecnología de la compañía, Wang Chunhui, explicó que este es el primer satélite de China que cuenta con IA en su núcleo, así como un sistema operativo inteligente y que pronto será puesta en funcionamiento.


Actualmente, el satélite tiene como objetivo probar el sistema, ejecutar y evaluar diversas aplicaciones inteligentes, investigando su eficiencia en órbita. Estas aplicaciones van desde conexiones con futuros automóviles y drones inteligentes hasta el monitoreo y evaluación de condiciones ambientales como ubicaciones de incendios forestales, humedad del suelo y monitoreo de plagas.


“El WJ-1A está equipado con cámaras de alta resolución, cámaras de infrarrojo cercano y cámaras panorámicas de realidad virtual, lo que permite realizar diversas tareas de procesamiento de imágenes. A través de la comprensión semántica de imágenes, puede reconocer bosques y océanos. También es capaz de identificar objetivos, comprimir sin pérdidas y limpiar datos”, dijo Chen.



En términos prácticos, la compañía indica que el satélite puede analizar un área de 10.000 kilómetros cuadrados y realizar un seguimiento dinámico de objetos en sólo unas pocas horas, mientras que los satélites tradicionales normalmente requieren alrededor de 180 días para tareas similares. Asimismo, este tiene la capacidad de mantener comunicación con tierra.


Chen resaltó que, de manera similar a la ciencia ficción, “String” pretende convertirse en un “asistente de IA en el espacio”. Los usuarios en el terreno podrán hablar con él de la misma manera que las personas con programas de inteligencia artificial como ChatGPT.


El objetivo del proyecto es permitir la interacción humana con las naves espaciales, permitiendo que el satélite advierta de forma autónoma sobre situaciones que no pueden analizarse desde la superficie de la Tierra y continúe aprendiendo sin enviar grandes cantidades de datos a la Tierra”.


La tecnología también podría utilizarse para ayudar en las respuestas de emergencia. El procesamiento de datos en tiempo real podría permitir que el satélite informe instantáneamente al control terrestre sobre desastres como deslizamientos de tierra, derrumbes de carreteras o áreas afectadas por tifones. También puede investigar áreas de plantación de cultivos, contaminación del agua y tala ilegal.


Actualmente, la unidad de procesamiento inteligente a bordo tiene una velocidad de procesamiento de 80 billones de operaciones por segundo (TOPS), menos que los 144 TOPS que se encuentran en el chip de conducción autónoma total de un Tesla. Su capacidad informática puede estar limitada por las limitaciones de energía que se encuentran en los satélites, pero Wang dijo que la compañía esperaba que alcanzara más de 100 TOPS para fin de año.


コメント


bottom of page