top of page

Wi-Fi: cómo llevar al máximo la infraestructura de red crítica

En el marco del Día del Internet, José Contreras, de Allied Telesis, analiza la red inalámbrica y cómo lograr una eficiencia máxima.


Por José Contreras, Sales Engineer de Allied Telesis


Indudablemente, Wi-Fi se está convirtiendo rápidamente en la tecnología número uno para acceder a las redes residenciales y corporativas. Pero, al mismo tiempo, los usuarios demandan una conexión cada vez más eficiente, segura y confiable.


Y, este punto se vuelve indispensable en las aplicaciones de misión crítica: desde redes de videovigilancia, servicios financieros o aplicaciones industriales non-stop, hasta sistemas de salud o militares donde puede encontrarse en juego la vida y la seguridad de las personas.


Por lo tanto, para poder brindar Wi-Fi en entornos que dependen de una conectividad 24x7, es vital apoyar la red con una infraestructura adecuada y confiable, que contemple los siguientes factores:


Maximizar el rendimiento con WiFi 6


Hoy en día, las organizaciones confían en las redes inalámbricas para ofrecer servicios, llegar a los clientes, aumentar la eficiencia y los ingresos. Usamos Wi-Fi en numerosos ámbitos: para los negocios, la educación y el entretenimiento, pero nos hemos acostumbrado a los retrasos en las descargas y conexiones irregulares.


Por su parte, el estándar más nuevo, 802.11ax, también conocido como Wi-Fi6, promete una mejora en el rendimiento en comparación con el estándar anterior, 802.11ac, a través de una utilización del espectro más eficiente.

Cuando se trata de puertos LAN conectados, una mejor infraestructura proporcionará puertos duales para ayudar a apoyar la velocidad a través del uso de la adición de enlaces. Para el rendimiento de los puertos conectados LAN, los mejores resultados provienen de una conexión multi-gig (mGig).



Aplicar redes de alta disponibilidad


Uno de los puntos principales a la hora de medir el rendimiento de una red es la capacidad para operar continuamente sin fallas ni inactividad. Este tipo de redes, también conocido como de alta disponibilidad (high availability), tradicionalmente se ha proporcionado en redes de área local, pero en menor medida en Wi-Fi. Ya que ahora este es el tipo de conexión principal para muchos dispositivos, es algo que debe tenerse en cuenta.


Por lo tanto, para ayudar a soportar HA, una infraestructura híbrida de arquitectura multicanal y de un solo canal permite a los clientes minimizar las reconexiones y garantizar el rendimiento de dispositivos cuando están en itinerancia. Por último, el controlador inalámbrico debe poder virtualizarse, de manera que una red optimizada no dependa únicamente de un único conjunto de hardware/servidores.


La importancia del backhaul


El backhaul inalámbrico es el uso de sistemas de comunicación inalámbrica para transportar datos entre Internet y subredes. Puede ayudar a una organización o red móvil a eliminar la necesidad de cableado físico. Entonces, en lugar de tener una instalación donde todos los concentradores de Internet se conectan a través de cables a Internet, la conexión se realiza de forma inalámbrica, a menudo utilizando microondas u ondas de radio para transmitir señales entre puntos de acceso.


Hoy en día, el backhaul inalámbrico se está volviendo más común que los sistemas de cable con cable, ya que hay más aplicaciones y menos limitaciones para las tecnologías que lo respaldan.



El desafío de la tecnología inalámbrica en industrias


Los dispositivos inalámbricos necesitan una conexión estable y continua para funcionar de la mejor manera posible. Por lo tanto, para garantizar esto en un entorno de fabricación, se debe implementar una solución de canal único. Ésta requiere que todos los puntos de acceso trabajen en el mismo canal, minimizando así los problemas de configuración y planificación. Desde el punto de vista del usuario, no se percibe ninguna diferencia entre las dos soluciones (multicanal y canal único), pero en el modo de canal único, el terminal ve un solo punto de acceso virtual al que se conecta una vez.


Al trabajar en el mismo canal, los puntos de acceso contiguos proporcionan resistencia a la conexión y evitan interferencias. Por lo tanto, los terminales - tanto de conducción automática como de mano - permanecen conectados continuamente, o sin riesgo de pérdida de conexión, cuando se mueven de un punto de acceso a otro. De esta manera, una organización de fabricación no solo puede optimizar el rendimiento de la red, sino también reducir el consumo de dispositivos móviles, garantizando una productividad ininterrumpida combinada con una experiencia ágil y rápida.


En conclusión, las redes inalámbricas son cada vez más importantes en nuestra vida diaria. Dentro del sector tecnológico, la innovación y el desarrollo no se detienen, y 2023 promete ser un año de consolidación para los nuevos estándares de este tipo de conectividad.


Por eso, hoy más que nunca, las compañías y organizaciones deben estar preparadas para aprovechar las grandes ventajas que trae consigo la tecnología y la conectividad inalámbrica. Y, aunque no todas las necesidades de Internet Wi-Fi son iguales, es fundamental revisar constantemente las nuevas opciones que el mercado propone y definir la mejor alternativa para contar con una infraestructura de red confiable y segura.


Comments


bottom of page