top of page

Cómo el dominio ".ai" se convirtió en el gran negocio de una pequeña isla caribeña

La fiebre de la inteligencia artificial provocó un inesperado boom de registros con el dominio web perteneciente al territorio de Anguila, con el que ya genera ingresos equivalentes al 10% de su PBI.

En el último año, el creciente interés en la inteligencia artificial ha convertido al dominio ".ai" en un activo muy codiciado por las empresas tecnológicas que desean tener el "sello" de la última tendencia en sus sitios web.


Pero no todos saben que ese dominio de nivel superior le pertenece a Anguila, un minúsculo territorio británico ubicado en el Caribe cuya economía se ha visto inesperadamente favorecida por el boom de la inteligencia artificial.


Según un informe de Bloomberg, la isla podría obtener hasta 30 millones de dólares en el presente año gracias a la venta de su dominio, una inyección de ingresos que representa toda una bendición para la economía de Anguila, que históricamente dependió del turismo y que se ha visto duramente afectada por la pandemia.


A simple vista, esa cifra puede parecer insignificante en comparación con las enormes sumas que se manejan en el negocio de la IA en la actualidad. Sin embargo, para un territorio con una superficie total de apenas 91 km2 y una población de poco más 15.700 habitantes, resulta una renta vital. Los registradores, como GoDaddy, deben pagar a Anguila una tarifa fija de US$140 por un registro de dos años, y estos precios están en constante aumento debido a la creciente demanda.


Según el informe de Bloomberg, Anguila apenas logró generar 7,4 millones de dólares en ingresos por registros de dominios ".ai" en 2021. Pero todo estalló con el lanzamiento del ChatGPT de OpenAI a fin del año pasado: su llegada desató una ola de entusiasmo y los registros de ".ai" se han duplicado desde entonces.


Los países comenzaron a recibir sus propios nombres de dominio de nivel superior (ccTLD, por sus siglas en inglés) en 1985, incluyendo dominios como ".us" (Estados Unidos), ".uk" (Reino Unido) y ".de" (Alemania). En un principio, se crearon con el propósito de otorgar a las naciones una presencia distintiva en Internet, pero con el tiempo, algunos han adquirido significados y usos más amplios, especialmente cuando sus abreviaturas coinciden fortuita y marketineramente con otras palabras, como es el caso de ".ai" para "Artificial Inteligence", o ".tv" (perteneciente a Tuvalu, una isla de Oceanía) para "Televisión".


Como resultado, startups de inteligencia artificial de alto perfil, como Stability.ai y Character.ai, han optado por ese dominio web, contribuyendo de manera significativa a esta inesperada corriente de ingresos en la isla, al punto que ya representa el 10% de su Producto Bruto Interno.


Comments


bottom of page