top of page

Costa Rica: Cámaras empresariales dicen que el tipo de cambio está provocando pérdidas de empleos y competitividad

Entidades de los sectores de servicios corporativos, tecnologías de la información y zonas francas alertan sobre el impacto negativo que está teniendo la apreciación del colón en la economía del país.



La apreciación del colón frente al dólar está golpeando a los sectores exportadores y de servicios de Costa Rica, provocando una desaceleración económica, pérdida de empleos y una merma en la competitividad del país, según advierten tres influyentes cámaras empresariales.


La Cámara de Servicios Corporativos de Alta Tecnología (CamSCAT), la Cámara de Tecnologías de la Información y Comunicación (CAMTIC) y la Asociación de Empresas de Zonas Francas de Costa Rica (AZOFRAS) han lanzado un llamado urgente al Banco Central de Costa Rica (BCCR) para que tome medidas ante el impacto que el tipo de cambio está teniendo en los niveles de empleo.


Estas agrupaciones, que representan a más de 750 empresas nacionales y multinacionales, advierten que si bien el BCCR ha logrado controlar la inflación, esta política monetaria está generando un alto costo social y una pérdida de competitividad para el país.


Según datos de la OCDE, Costa Rica cerró el 2023 con una inflación de -1.8%, cumpliendo con la meta establecida por el BCCR. Sin embargo, este control inflacionario ha provocado que el salario mínimo en Costa Rica sea el más alto respecto al dólar en toda América Latina, generando grandes desventajas competitivas con otros países de la región.




Las cámaras señalan que Costa Rica es 20.5% más caro que Uruguay, 32% más caro que Chile, 56% más caro que México (uno de los principales competidores en manufactura) y 105% más caro que Colombia, un ávido competidor en manufactura, servicios corporativos y tecnológicos.


Este escenario ha impactado directamente en la generación de empleos. El régimen de zonas francas, que en promedio aportó 20.000 empleos netos anuales durante el período 2020-2022, a diciembre del 2023 sólo alcanzó 5.506, lo que representa una caída del 73%.


Asimismo, el sector de servicios intensivos en conocimiento, cuyo principal activo es el talento humano, registra por primera vez en la historia números negativos, con una pérdida de 1.243 empleos netos a diciembre de 2023, después de haber aportado un 66% de crecimiento neto en empleo en el período 2020-2022.


Las cámaras advierten que si el costo del talento humano es alto, movilizar esas plazas a otros países es muy sencillo para las empresas, y una vez reubicados esos trabajos, recuperarlos resulta mucho más complejo.


Además, señalan que el 75% de las empresas intensivas en conocimiento que operan centros de servicios en el país se enfocan en funciones de finanzas y recursos humanos, por lo que las variaciones en planillas en empresas de tecnología en Estados Unidos no son comparables en cuanto al impacto en el empleo del país.


Por otro lado, el régimen de zonas francas también registra una desaceleración y pérdida de dinamismo a partir del segundo semestre del 2023. Al cierre de 2022, creció un 19.4%, pero para diciembre de 2023, ese crecimiento fue del 10.4%, prácticamente la mitad.


Ante esta situación, las cámaras hacen un llamado al BCCR para que dirija sus esfuerzos hacia el cumplimiento de sus objetivos según su Ley Orgánica, promoviendo el desarrollo ordenado de la economía costarricense y procurando evitar o moderar las tendencias inflacionistas o deflacionistas que puedan surgir en el mercado monetario y crediticio, con el fin de lograr la ocupación plena de los recursos productivos de la nación, especialmente el talento humano.



Kommentarer


bottom of page