top of page

El 51% de las organizaciones perdió hasta US$25 millones por amenazas basadas en IA en 2023

El avance de la inteligencia artificial ha dado lugar a una nueva era de sofisticación en el fraude financiero. La implementación de estrategias innovadoras y la colaboración entre entidades se convierten en elementos clave para combatir eficazmente esta creciente amenaza.

La creciente sofisticación de los delincuentes en el uso de inteligencia artificial (IA) para cometer actos ilícitos está superando la capacidad de respuesta de los bancos y las instituciones financieras. Según el informe "Encuesta 2024 sobre IA, fraude y delitos financieros" de BioCatch, el 69% de los encuestados señala que los criminales están más adelantados en el uso de IA para actividades delictivas que las mismas entidades financieras para combatirlas. Además, el 51% de las organizaciones sufrieron pérdidas entre 5 y 25 millones de dólares en total debido a amenazas basadas en IA en 2023.


Josué Martínez, asesor global de BioCatch Latam, destaca que la IA se ha convertido en una herramienta poderosa para perpetrar fraudes financieros. Desde la creación de videos deepfake hasta la elaboración de mensajes realistas para ataques de ingeniería social, la tecnología de IA ha ampliado el arsenal de los delincuentes. Herramientas como ChatGPT, DALL-E de OpenAI, Gemini de Google y Copilot de Microsoft han puesto estas capacidades al alcance de todos, facilitando la realización de estafas sofisticadas.


El informe también revela que el 91% de las instituciones financieras están reconsiderando el uso de la verificación por voz debido al riesgo de clonación de voz con IA. Lo que alguna vez se consideró una medida de seguridad vanguardista, ahora se percibe como insuficiente para proteger a los clientes.


Martínez advierte que la IA está transformando el panorama del fraude, exigiendo a las instituciones financieras la adopción de nuevas estrategias y tecnologías para proteger a sus clientes. La colaboración entre las entidades financieras, los reguladores y las fuerzas del orden se vuelve crucial para combatir el aumento del fraude en todo el mundo.


Sin embargo, América Latina enfrenta desafíos en la implementación de IA en el sector financiero, incluida la falta de talento especializado, preocupaciones sobre costos y resistencia al cambio. Además, la preocupación ética relacionada con la IA está en aumento, con interrogantes sobre la transparencia, la privacidad y la responsabilidad.


Para contrarrestar el avance del fraude, las instituciones financieras deben emplear una combinación estratégica de métodos de autenticación y concienciar a los clientes sobre los riesgos de la IA. La inteligencia biométrica del comportamiento emerge como una herramienta efectiva para identificar y prevenir actividades fraudulentas, aprovechando las señales únicas del comportamiento humano.


La lucha contra el fraude financiero en la era de la IA requerirá una colaboración más estrecha, la implementación de tecnologías emergentes y el empleo de estrategias innovadoras. Solo mediante el uso y el intercambio de inteligencia biométrica del comportamiento, las instituciones financieras podrán mantenerse un paso adelante de los delincuentes y proteger a sus clientes en un entorno digital en constante evolución.


Opmerkingen


bottom of page