top of page

Elon Musk contra OpenAI y Apple: Prohibición de dispositivos en sus empresas ante la alianza tecnológica

Tras el anuncio de la integración de ChatGPT en Siri, Musk declaró que los dispositivos Apple representan una violación de seguridad inaceptable y amenazó con vetar su uso en todas sus compañías.

En un mensaje publicado este lunes en su red social X (antes Twitter), Elon Musk ha amenazado con prohibir a los empleados de sus empresas el uso de dispositivos Apple, tras el anuncio de un acuerdo entre Apple y OpenAI. Este pacto permitirá la integración del chatbot de inteligencia artificial ChatGPT con el asistente de voz Siri en los dispositivos más avanzados de Apple. De concretarse esta amenaza, los trabajadores de Tesla, SpaceX, Starlink, The Boring Company y X no podrán utilizar iPhones, iPads ni MacBooks en el desempeño de sus funciones.


Musk expresó su preocupación en su post, el cual acumuló más de 20 millones de visualizaciones en pocas horas: “Se trata de una violación de seguridad inaceptable”, escribió. En un mensaje posterior, añadió que los visitantes a las instalaciones de sus empresas también deberán dejar sus dispositivos Apple en la entrada, donde serán almacenados en una jaula de Faraday, un dispositivo que bloquea la radiación electromagnética. Musk criticó a Apple por no desarrollar su propia inteligencia artificial y cuestionó su capacidad para garantizar la seguridad y privacidad de los datos compartidos con OpenAI.



El anuncio de Apple sobre su alianza con OpenAI no sorprendió debido a filtraciones previas. Este acuerdo, que marca la incursión de Apple en el campo de la inteligencia artificial avanzada, incluye una actualización significativa de Siri. A partir de octubre, Siri podrá acceder a ChatGPT para responder a las consultas de los usuarios. Apple asegura que se solicitará permiso a los usuarios para compartir sus preguntas con el bot y que el acuerdo no permite el almacenamiento de información privada.


Las nuevas funcionalidades de inteligencia artificial estarán disponibles únicamente en los dispositivos más recientes y potentes de Apple, como el iPhone 15 Pro y los dispositivos equipados con procesadores M1 o superiores.


El contexto de esta controversia incluye una demanda presentada por Musk en marzo contra OpenAI y su CEO, Sam Altman. Musk, quien fue uno de los cofundadores de OpenAI en 2015 y dejó su junta directiva en 2018, acusó a la empresa de desviar su misión original de desarrollar inteligencia artificial para el beneficio de la humanidad sin fines de lucro. La demanda, presentada en un tribunal de San Francisco, busca que OpenAI regrese a su misión fundacional.


Musk ha lanzado su propia empresa de inteligencia artificial, xAI, valorada en 24.000 millones de dólares tras su última ronda de financiación. Recientemente, su chatbot Grok se hizo de código abierto, permitiendo a los desarrolladores acceder y contribuir a su desarrollo. Este movimiento subraya el compromiso de Musk con el avance de la inteligencia artificial de manera abierta y accesible.


Comments


bottom of page