top of page

¿Transformar azúcar en electricidad? Conozca esta innovación

Un prototipo de implante desarrollado por investigadores de la ETH Zúrich se alimenta de la glucosa que les sobra a los diabéticos y la convierte en electricidad. ¿Cómo funciona?

Los últimos años hemos observado un auge en las tecnologías para las personas que padecen de diabetes: páncreas artificiales impresos en 3D, los primeros ensayos clínicos de vacunas contra la enfermedad y monitores inteligentes de glucosa son algunas de las principales innovaciones que han surgido. Business Insider compartió un nuevo prototipo que busca cambiar por completo la tecnología para esta enfermedad.


Consiste en un implante desarrollado por un grupo de investigadores de la ETH Zúrich dirigido por Martin Fussenegger, del Departamento de Ciencia e Ingeniería de Biosistemas de la ETH Zurich de Basilea que, además de regular de forma autónoma los niveles de azúcar en la sangre, es capaz de generar electricidad con la glucosa que sobre, por lo que podría hacer funcionar dispositivos médicos en el futuro.


Para regular el nivel de glucosa en los pacientes, el implante se combina con células beta artificiales desarrolladas unos años atrás por el mismo equipo. Dichas células liberan insulina, hormona que el organismo de las personas con diabetes tipo 1 no produce.



El sistema del implante para producir insulina es sumamente sencillo, por lo que el paciente sólo deberá apretar un botón para generar la hormona. En lugar de perderse, el exceso de energía metabólica se recoge y se transforma en electricidad, lo cual es ideal para alimentar wearables o dispositivos biomédicos, por lo que en el corazón de la batería de combustible hay un ánodo hecho de nanopartículas de cobre, que el equipo de Fussenegger creó específicamente para esta aplicación.

Hecho a base de nanopartículas de cobre, el ánodo es capaz de desdoblar la glucosa en ácido glucónico y un protón para generar electricidad, lo cual pone en marcha en un circuito eléctrico. El implante es similar a una pequeña bolsa de tela, la cual está recubierta en alginato y tiene la capacidad de absorber el líquido corporal y permite que la glucosa pase del tejido a la batería.


Una vez realizado este proceso, el dispositivo se acopla a una cápsula que contiene células beta artificiales, las cuales son estimulados para la secreción de insulina mediante corriente eléctrica o luz LED azul. Cuando la batería de combustible registra exceso de glucosa, empieza a generar energía eléctrica, la cual se utiliza para estimular las células para que produzcan y liberen insulina en la sangre.


Comments


bottom of page