top of page

Claves para una infraestructura redundante y resiliente

¿Cómo pueden las empresas garantizar la continuidad de sus servicios en situaciones críticas? Presentamos algunos tips y recomendaciones para lograrlo.

En un mundo cada vez más dependiente de la tecnología, la innovación en el diseño de servicios y aplicaciones se centra en lograr una infraestructura redundante y altos niveles de resiliencia. Estas características permiten a las empresas proporcionar servicios de alta disponibilidad, seguridad y confiabilidad en situaciones críticas.


Raúl Oyarzun, CTO de Geopagos, destaca la importancia de esta infraestructura al afirmar que "para aquellos que buscan crear o expandir su negocio de aceptación de pagos, la implementación de una infraestructura redundante y una arquitectura resiliente es esencial para ofrecer servicios altamente disponibles, seguros y confiables. De esta manera, podemos garantizar un nivel de servicio superior al 99.95%. Geopagos continúa liderando en este ámbito gracias a sistemas de vanguardia preparados para enfrentar cualquier desafío."


Desde la perspectiva del desarrollo y la arquitectura de software, existen varias premisas y patrones clave que aseguran la confiabilidad y resiliencia de los servicios:


1. Arquitectura Orientada a Servicios: Cada servicio tiene una única responsabilidad e independencia, lo que facilita el mantenimiento, la escalabilidad y minimiza los puntos de falla.


2. Alta Disponibilidad y Balanceo de Carga: Todos los servicios operan con alta disponibilidad y utilizan sistemas de balanceo de carga para distribuir el tráfico, evitando puntos únicos de falla.


3. Resiliencia: Cada servicio implementa patrones de protección, como lógicas de reintentos y circuit-breaking, para garantizar la resiliencia frente a fallas en dependencias o integraciones.



A nivel de plataforma, es esencial diseñar la infraestructura para garantizar redundancia y resiliencia, considerando:


- Infraestructura en Múltiples Zonas de Disponibilidad: Distribuir recursos en varias zonas de disponibilidad protege contra fallas en una ubicación física de AWS, proporcionando redundancia geográfica y de suministro eléctrico.


- Escalabilidad Dinámica: Políticas de escalamiento automático aseguran que los recursos se adapten automáticamente a cambios en la carga de trabajo, protegiendo el rendimiento y añadiendo alta disponibilidad.


- Manejo de Estados y Sesiones: La arquitectura de microservicios facilita la recuperación de fallas y minimiza el impacto en la experiencia del cliente en caso de contingencias.


- Replicación Continua de Datos: Utilizar tecnologías de bases de datos ACID compliance con replicación entre múltiples zonas de disponibilidad garantiza la integridad transaccional.


- Implementaciones Automatizadas: Herramientas de automatización y procesos de integración continua garantizan controles de calidad, seguridad y telemetría, eliminando la operación manual y reduciendo errores.


- Observabilidad y Alertas: Una estrategia de monitoreo en tiempo real permite almacenar y analizar logs y trazas, evaluar el rendimiento de los servicios y monitorear proactivamente los recursos de la infraestructura.


- Disaster Recovery y Backups: Realizar pruebas regulares de recuperación de desastres que involucran múltiples zonas de disponibilidad y pruebas de resiliencia de componentes críticos es fundamental para mantener la continuidad del negocio en caso de eventos adversos.


Comments


bottom of page