top of page

Resiliencia de la infraestructura de telecomunicaciones y su alcance: El reto de las Telcos

La creciente interdependencia e interconexión de varios sistemas a través de la infraestructura digital implica que la interrupción de la red de telecomunicaciones tendrá efectos de gran alcance en servicios como finanzas, logística y energía.


Por Jesús Rodríguez, stragetic account manager.


La crisis climática, la pandemia y el rápido crecimiento urbano, entre otros factores, están dejando a las poblaciones cada vez más vulnerables al colapso de los sistemas de infraestructura clave, y esto incluye a las telecomunicaciones.


La resiliencia en la infraestructura de las telecomunicaciones tiene un impacto vital en la sociedad, y el acceso a esta infraestructura se ha convertido en un indicador clave de la capacidad de una comunidad, país o sociedad para mantener operaciones en presencia de peligros externos.


La pandemia hizo que muchas industrias hicieran la transición a un formato en línea para sobrevivir. La necesidad de una infraestructura on line también reveló las terribles consecuencias de los recursos de comunicación insuficientes en el hogar, debido a las limitaciones de ubicación, donde las comunidades rurales y remotas no tenían suficiente conectividad 4G/5G o servicios de internet para permitir la plena participación en el entorno en línea.


A medida que la economía global se vuelve cada vez más digital, aumenta la dependencia de las personas, las empresas y los gobiernos de las telecomunicaciones, especialmente con la expansión de la web, las soluciones de TI, internet de las cosas (IoT), la inteligencia artificial (IA) y la nube.


La creciente interdependencia e interconexión de varios sistemas a través de la infraestructura digital implica que la interrupción de la red de telecomunicaciones tendrá efectos de gran alcance en servicios como finanzas, logística y energía. Aunque el intercambio de datos e información ocurre a través del espacio virtual, los servicios de comunicación digital dependen principalmente de la infraestructura técnica.


Estos incluyen estaciones transceptoras base, antenas, centros de datos y cables submarinos. La falla, la interrupción o el daño de estos debido a peligros naturales, o la malevolencia provocada por el hombre, afecta gravemente a las personas, las empresas y los gobiernos. Las interrupciones también conducen a la pérdida de activos y efectos indirectos que, a menudo, no se tienen en cuenta.



Los impactos directos incluyen la pérdida de activos, así como la desconexión de los usuarios, incluidas las agencias gubernamentales y los socorristas. A medida que aumentan la frecuencia y la gravedad de los desastres, existe una necesidad urgente y el reto de adaptar y transformar la red de infraestructura digital.


El costo del tiempo de inactividad es enorme y puede dañar la reputación de una empresa. Para proteger su reputación y sus resultados, las empresas de telecomunicaciones necesitan una infraestructura sólida, segura y resistente para garantizar que las líneas de negocio puedan operar incluso cuando la red no funciona.


La soluciones tradicionales de administración fuera de banda no son suficientes para satisfacer las necesidades críticas de la infraestructura de telecomunicaciones. En lugar de considerar sólo el problema limitado de los servidores y el acceso remoto, deberían dar un paso atrás y adoptar una visión más holística. La resiliencia de la infraestructura es la capacidad de una organización para soportar y recuperarse de una interrupción del servicio, ayudándola a prevenir perdidas de datos, minimizar daños y permitirse continuar brindando el servicio.


Muchas empresas de telecomunicaciones no tienen en cuenta la resiliencia al diseñar o construir sus redes, en parte debido a los altos costos. El diseño de una red resiliente puede ser costoso y llevar mucho tiempo, y también debe incluir requisitos de resiliencia a corto y largo plazo. Esto obliga a las empresas de telecomunicaciones a pensar en sus necesidades inmediatas y en curso.


Es importante que los ejecutivos de todos los departamentos dentro de una empresa de telecomunicaciones puedan responder algunas de las siguientes preguntas sobre la confiabilidad de su infraestructura: ¿Qué vulnerabilidades en la infraestructura podemos prevenir? ¿Qué no podemos controlar? ¿Cuál es el costo potencial de una interrupción en la infraestructura?


Cuando los ejecutivos puedan responder estas preguntas, los equipos encargados de la infraestructura tendrán más facilidad para obtener el soporte que necesitan para implementar una red resiliente.


A medida que las empresas de telecomunicaciones continúen brindando servicios para aplicaciones de vanguardia, el potencial de tiempo de inactividad y sus costos solo aumentaran. El reto de lograr una verdadera resiliencia de la red permite a las organizaciones de telecomunicaciones concentrarse en brindar servicios, eliminar los puntos de falla y confiar en que su red es capaz de resistir las interrupciones, antes de que deban pagar el precio.



Comments


bottom of page