top of page

Cómo maximizar CapEx y OpEx con multicloud

Mientras que todas las empresas transitan su transformación digital, el impacto del presupuesto e inversiones en TI es de alto impacto en sus números totales. Aquí aparece otra excusa para que el negocio entienda el rol del líder de TI: implementar una estrategia multicloud ofrece múltiples beneficios, inclusive en sus resultados financieros.

Por Freddy Saavedra, Director Senior para Soluciones de Data Center en Dell Technologies.

La incertidumbre económica, los cambios regulatorios, las demandas cambiantes de los clientes y la escasez continua de talento son algunos de los desafíos externos que enfrentan las organizaciones. No es de extrañar que el 49% de líderes empresariales y de tecnología de Latinoamérica teman que su organización no sea relevante en tan solo tres a cinco años, según el Índice de Innovación de Dell Technologies.


Estos desafíos afectan a las organizaciones de TI en todas partes, ya que los líderes trabajan para adaptarse al cambio, cumplir con los objetivos comerciales y aprovechar los datos de manera responsable. La gestión de recursos finitos es crucial en este contexto.


Algunas organizaciones adoptan estrategias de gasto de capital (CapEx) para proteger sus inversiones en TI locales, pero esto conlleva el riesgo de quedarse atrás a medida que avanzan las tecnologías en la nube. Otras se sumergen por completo en la nube con enfoques de gasto operativo (OpEx), lo que puede generar costos insostenibles a largo plazo. Además, hay quienes optan por modelos operativos que combinan CapEx y OpEx, creando una variedad de enfoques.


En consecuencia, el desafío más amplio para las empresas es gestionar una serie de decisiones de TI que pueden agregar gastos innecesarios, duplicar esfuerzos y obstaculizar la agilidad y la innovación necesarias para abordar los desafíos externos.

En este contexto, una estrategia multicloud puede ser de gran ayuda, pudiendo aprovechar múltiples proveedores de servicios en la nube, optimizar recursos, garantizar la flexibilidad y la escalabilidad, y mejorar la resiliencia. Esto les permite enfrentar los desafíos externos de manera más eficiente y mantenerse relevantes en un entorno empresarial en constante cambio


Desafíos en expansión, decisiones proliferantes

Según el Índice de Innovación de Dell, 2023, los equipos de TI empresariales enfrentan una tormenta perfecta de prioridades debido a las demandas de los líderes empresariales en respuesta a los desafíos externos. Estas prioridades presionan a los líderes de TI para hacer más con menos, al tiempo que impulsan a los equipos de operaciones a innovar y abordar los crecientes marcos regulatorios en torno a los datos.


  • Presión empresarial: Los mandatos de tiempo-valor aumentan a medida que las unidades de negocio compiten por explotar la tecnología para ofrecer mejores experiencias, productos y servicios a los clientes. El premio para quienes llegan primero: mayores ingresos y mayor participación en el mercado.

  • Presión financiera: Las restricciones presupuestarias desafían la capacidad de las empresas para invertir en nuevas tecnologías digitales y remodelar sus negocios. En Latinoamérica, casi seis de cada diez líderes de TI (63%) creen que sus propios líderes priorizan las operaciones diarias sobre la innovación, según el Índice de Innovación de Dell.

  • Presión operativa: Las operaciones y los equipos de desarrollo compiten por recursos. Las empresas luchan por liberar a sus equipos tecnológicos de las demandas diarias para brindar un mayor valor al negocio a través de nuevas iniciativas tecnológicas.

  • Escasez de habilidades y talento: Este desafío persiste, especialmente en torno a tecnologías emergentes como la inteligencia artificial (IA). La experiencia en ciencia de datos o cómputo de alto rendimiento (HPC) no siempre se traduce en conocimientos sobre IA generativa.

  • Los requisitos regulatorios y de seguridad siguen expandiéndose en torno a la privacidad, la confianza, la soberanía de datos y otros aspectos, en respuesta a las nuevas amenazas y las preocupaciones de los consumidores sobre el uso de sus datos por parte de las empresas. Las regulaciones emergentes exigen nuevos enfoques para la recopilación, el uso y el intercambio de datos.



Todos estas presiones y prioridades potencialmente competidoras aumentan el riesgo de una dispersión de decisiones de TI que podría resolver problemas en un área mientras agrega complejidad en otras.


Abordando desafíos y reduciendo la complejidad con la estrategia multicloud

Los enfoques multicloud en TI pueden aliviar la presión al permitir que las organizaciones aborden los desafíos caso por caso, carga de trabajo por carga de trabajo, sin agregar complicaciones ni costos innecesarios.


Las estrategias multicloud ofrecen flexibilidad técnica, empresarial y financiera a través de:

  • Velocidad: Gracias a la capacidad de implementar tecnologías y cargas de trabajo en cualquier lugar y en cualquier momento, incluyendo en las instalaciones locales, es posible realizar experimentos a pequeña escala antes de invertir en ellos a gran escala.

  • Escalabilidad: Permite que los programas piloto se expandan y que las operaciones crezcan con nuevas oportunidades comerciales, desde una sola fábrica o tienda minorista hasta múltiples centros de fabricación y tiendas.

  • Flexibilidad financiera: Considera una variedad de escenarios operativos, incluyendo estrategias centradas tanto en CapEx como en OpEx, según las consideraciones de costo total de propiedad y las previsiones comerciales.

  • Control: Permite a las organizaciones operar en múltiples entornos y regiones regulatorias, cumpliendo con diversos requisitos de auditoría.


Tomando el primer paso

La primera medida que deben tomar las organizaciones para evitar la dispersión de decisiones de TI y aprovechar los beneficios de una estrategia multicloud es abordar las decisiones de gasto de manera horizontal en lugar de vertical. Esto significa que, en lugar de que los líderes de TI individuales soliciten la aprobación de los departamentos financieros para inversiones específicas en TI, los líderes de TI y de negocios deben asociarse temprano y con frecuencia en decisiones que afecten a todos.


Los equipos exitosos plantean preguntas en cuatro áreas clave:

  1. Resultados generales del negocio necesarios para alcanzar los objetivos de ingresos y cuota de mercado.

  2. Casos de uso para abordar tanto en el presente como en el futuro, teniendo en cuenta las previsiones comerciales y las tecnologías emergentes.

  3. Proyectos en etapas de planificación que puedan introducir el riesgo de duplicar esfuerzos.

  4. Estructuras financieras óptimas, considerando los diferentes modelos operativos de CapEx y OpEx.


Responder a estas preguntas ayuda a que las empresas se alineen horizontalmente en lugar de verticalmente en las decisiones de TI.


Creando marcos multicloud

Una vez que todos están en la misma página, las empresas pueden alinearse en torno a marcos acordados para abordar desafíos y cumplir con los objetivos comerciales, tecnológicos y financieros. Estos marcos también establecen límites para evitar situaciones costosas, como gastos recurrentes que exceden el presupuesto. Al momento de definirlos, se abordan las necesidades específicas de la organización en cuanto a sostenibilidad financiera, cargas de trabajo nuevas frente a existentes, requisitos de software frente a hardware, seguridad y cumplimiento, entre otros. Priorizar estas consideraciones desde el principio agiliza la toma de decisiones y ayuda a llegar a donde se necesita mucho más rápido que con soluciones no coordinadas y ad hoc.


No dejes que la atracción de los modelos de consumo exclusivamente basados en OpEx ponga en riesgo el cumplimiento de tus obligaciones financieras. La tecnología está acelerando la innovación empresarial, y la forma más efectiva de aprovechar esta oportunidad es fortaleciendo la alineación entre las prioridades comerciales y los habilitadores tecnológicos. El consejo para los líderes es: no hacer compromisos en el camino. Trabajar con socios que estén posicionados de manera única para construir un marco multicloud que aproveche lo mejor de la infraestructura empresarial donde sea necesario, sin importar cómo elijan consumirla, ya sea en un modelo financiero de CapEx, OpEx o híbrido, todo con el objetivo de reducir el riesgo y acelerar la innovación.



Comments


bottom of page