top of page

La IA acapara la agenda en Davos

En Foro Económico Mundial, líderes tecnológicos discutieron el futuro de la Inteligencia Artificial, desde predicciones optimistas hasta advertencias. Sam Altman, CEO de OpenAI, habló sobre la necesidad de enfrentar definiciones "incómodas".



Davos fue escenario de debates sobre el futuro de la Inteligencia Artificial (IA), mientras políticos, empresarios y académicos de todo el mundo se congregaban en la pintoresca villa Suiza.

Bill Gates, cofundador de Microsoft, se mostró optimista respecto a la IA, prediciendo su rápida adopción global debido a que no requiere nuevo hardware, permitiendo a las personas acceder a ella mediante dispositivos actuales como los teléfonos inteligentes. Gates también destacó las aplicaciones beneficiosas de la IA en países con acceso limitado a médicos y maestros.

El CEO de OpenAI, Sam Altman, advirtió que el futuro de la IA depende de un avance energético que permita un consumo de energía significativamente mayor para escalar la tecnología.


En una entrevista exclusiva con Axios en Davos, el CEO de OpenAI, Sam Altman, reveló detalles sobre el próximo gran modelo de la compañía, anticipando que "será capaz de hacer mucho, mucho más" que los modelos actuales. Altman señaló que la inteligencia artificial está evolucionando a un ritmo mucho más rápido que las tecnologías anteriores, lo que plantea desafíos significativos para la industria.


Altman admitió que el crecimiento y la proliferación de la tecnología de OpenAI requerirán decisiones "incómodas". El CEO sugiere que los productos de IA del futuro deberán permitir "bastante personalización individual", lo que puede generar incomodidad, ya que la IA proporcionará respuestas diferentes según los valores y preferencias de cada usuario, e incluso según el país en el que residan.



"Tenemos que sentirnos algo incómodos como constructores de herramientas con algunos de los usos de nuestras herramientas", afirmó Altman, señalando la necesidad de establecer límites éticos, aunque reconoció la complejidad de estas decisiones.

En cuanto al futuro de los productos de OpenAI, Altman sugiere que nos dirigimos hacia una nueva forma de realizar trabajos de conocimiento. Imagina un escenario en el que podríamos decir: "¿Cuáles son mis correos electrónicos más importantes hoy?" y dejar que la IA los resuma.


Altman también destacó que los avances en IA ayudarán a acelerar significativamente la tasa de descubrimientos científicos, aunque no espera que esto suceda en 2024. Sin embargo, enfatiza que cuando suceda, será un cambio de gran envergadura.


En relación con las elecciones a nivel mundial, Altman expresó su nerviosismo sobre el impacto de la IA en los procesos electorales, pero defendió las inversiones de OpenAI en esa área. La compañía anunció recientemente su compromiso de intensificar los esfuerzos para reducir la desinformación y el abuso relacionados con más de 60 elecciones en todo el mundo en 2024.


Por otra parte, Ruth Porat, CFO de Alphabet, resaltó el potencial de la IA para revolucionar la detección de cáncer de mama. Lila Ibrahim, COO de Google DeepMind, compartió sentimientos similares sobre el impacto de la IA en la ciencia de materiales y la biología.


En otro tono, Marc Benioff, CEO de Salesforce, afirmó que las compañías de IA roban propiedad intelectual para construir sus tecnologías. Benioff abogó por que las empresas de IA estandarizaran los pagos para tratar justamente a los creadores de contenido, aunque admitió la dificultad de determinar un precio justo para dicho material.


Comments


bottom of page