top of page

La tecnología de la neuromodulación: ¿El camino hacia un cerebro eterno?

Con promesas de combatir el envejecimiento cerebral y enfermedades como el Parkinson, la neuromodulación aún enfrenta el reto de pruebas a largo plazo.

La preservación de la juventud cerebral es un objetivo de gran importancia, dado que el cerebro juega un papel crucial en el funcionamiento óptimo de todo el organismo. En los últimos tiempos, han surgido innovaciones tecnológicas que buscan mejorar la salud del cerebro mediante pulsiones eléctricas. Esta tecnología, conocida como neuromodulación, promete mantener el cerebro joven y combatir diversas enfermedades y trastornos severos que lo afectan, así lo explica La Vanguardia. Esto es posible gracias a un mejor conocimiento del cerebro, facilitado por mapas tridimensionales y procedimientos avanzados que incluso permiten mantener cerebros vivos fuera del cuerpo humano.


La neuromodulación implica la colocación de dispositivos en la cabeza que envían descargas eléctricas al sistema nervioso, alterando la actividad neuronal a través de estas señales. Dependiendo de las necesidades, esta actividad puede aumentar o disminuir, lo que permite reducir señales de dolor o activar nervios inactivos. Este enfoque se ha investigado en universidades prestigiosas como Harvard y el University College de Londres, y se considera prometedor para tratar dolores crónicos de cabeza, epilepsia y Parkinson.


En este contexto, varias empresas han enfocado sus esfuerzos en esta innovación. Entre ellas, destaca Parasym, fundada en 2017. Esta empresa ha logrado avances significativos, comercializando dos productos para tratar dolencias cerebrales. Sus dispositivos se colocan debajo de la oreja izquierda y se controlan mediante un pequeño mando a distancia, ajustando las sesiones según las necesidades del usuario. Las primeras pruebas han mostrado resultados positivos, incluyendo posibles mejoras en problemas cardíacos como la hipertensión.


Además de estas aplicaciones, se cree que la neuromodulación podría aliviar la depresión y la fatiga, aunque es difícil comprobar su efectividad de manera concluyente. Sin embargo, los estudios clínicos realizados por Parasym sugieren que no hay efectos secundarios graves, salvo una leve irritación en el área de aplicación del dispositivo.


Aunque estos avances son esperanzadores, es importante reconocer que la neuromodulación aún se encuentra en una fase experimental. Su efectividad a largo plazo no ha sido comprobada y será necesario realizar análisis continuos durante el ciclo vital de grupos humanos completos para determinar su impacto en el envejecimiento cerebral. No obstante, los resultados iniciales son prometedores, y esta tecnología podría marcar un hito en el cuidado y mantenimiento de la salud cerebral en el futuro.



Comments


bottom of page