No la pise: esta cucaracha cyborg puede salvarle la vida

Investigadores de Japón desarrollaron insectos equipados con baterías capaces de ser controlados a distancia para ayudar a inspeccionar áreas peligrosas y ayudar en zonas de desastres.


Si en el futuro sufre un accidente, queda atrapado por un terremoto o una avalancha, y espera recibir ayuda, es posible que no le agrade quien sea el primero en llegar a rescatarlo.


Un equipo internacional dirigido por investigadores del RIKEN Cluster for Pioneering Research (CPR) de Japón diseñó un sistema para crear cucarachas controladas a distancia, equipadas con un pequeño módulo de control inalámbrico que funciona con una batería recargable conectada a una celda solar.


Los investigadores han estado tratando de diseñar insectos "cyborg", parte organismos, parte máquinas, para ayudar a inspeccionar áreas peligrosas, monitorear el medioambiente o revisar zonas de desastres.


Sin embargo, para que su uso sea práctico, se debe poder manipularlos de forma remota durante largos períodos de tiempo. Esto requiere el control inalámbrico de los segmentos de sus piernas, alimentado por una pequeña batería recargable.


Mantener esa batería adecuadamente cargada es fundamental, ya que nadie desea un equipo de cucarachas robóticas deambulando fuera de control. Si bien es posible construir estaciones de acoplamiento para recargar la batería, la necesidad de regresar y realimentarse podría interrumpir las misiones sensibles al tiempo. Por lo tanto, la mejor solución que encontraron los científicos a cargo es incluir una celda solar a bordo que pueda garantizar que la batería permanezca cargada.



Le puede interesar: Costarricenses podrán participar en el Hackathon Aeroespacial de la NASA


Según informan desde el laboratorio de RIKEN, para integrar con éxito estos dispositivos en una cucaracha se requirió que el equipo de investigación desarrollara una mochila especial, módulos de células solares orgánicas ultrafinas y un sistema de adhesión que mantiene la maquinaria unida durante largos períodos de tiempo y, al mismo tiempo, permite movimientos naturales.


Dirigido por Kenjiro Fukuda, RIKEN CPR, el equipo experimentó con cucarachas de Madagascar, que miden aproximadamente 6 cm de largo. Conectaron el módulo inalámbrico de control de piernas y la batería de polímero de litio a la parte superior del insecto en el tórax usando una mochila especialmente diseñada, que se inspiró en el cuerpo de una cucaracha modelo. La mochila se imprimió en 3D con un polímero elástico y se adaptó a la superficie curva del insecto, lo que permitió que el dispositivo electrónico rígido se montara de manera estable en el tórax durante más de un mes.


El módulo de células solares orgánicas ultradelgadas de 0,004 mm de espesor se montó en el lado dorsal del abdomen. “El módulo de células solares orgánicas ultrafinas montado en el cuerpo logra una potencia de salida de 17,2 mW, que es 50 veces mayor que la potencia de salida de los dispositivos actuales de recolección de energía de última generación en insectos vivos”, aclaró Fukuda.


Una vez integrados estos componentes en las cucarachas, junto con cables que estimulan los segmentos de las patas, se probaron los nuevos cyborgs. La batería se cargó con pseudoluz solar durante 30 minutos y se hizo que los animales giraran a la izquierda y a la derecha usando el control remoto inalámbrico.


Según Fukuda, "nuestra estrategia se puede adaptar a otros insectos como los escarabajos, o quizás incluso a insectos voladores como las cigarras en el futuro".


Le puede interesar: El Internet satelital de Elon Musk ya está activo en todo el mundo (incluido Antártida)