top of page

Stablecoins: ¿El futuro financiero?

En medio de la reciente incertidumbre del mercado, el uso de stablecoins se han disparado. Un insight a la creciente atención sobre esta nueva herramienta financiera omnipresente, incluido el contexto para su aceptación durante tiempos turbulentos.

Desde su creación en 2014, las stablecoins han evolucionado rápidamente, pasando de ser un puente entre las monedas fiduciarias y las criptomonedas a convertirse en un componente vital del sistema financiero. Estas criptomonedas, respaldadas por activos estables como el dólar estadounidense o commodities como el oro, combinan las mejores cualidades de las criptomonedas y las monedas fiduciarias, ofreciendo estabilidad de precio, seguridad y descentralización.


Los primeros adoptantes utilizaron las stablecoins principalmente para actividades como comprar, vender, mantener y transferir valor en los intercambios de criptomonedas, obtener rendimiento en cuentas de alto interés y participar en finanzas descentralizadas (DeFi) a través de préstamos y liquidez. Sin embargo, los casos de uso de las stablecoins se han ampliado considerablemente, abordando importantes desafíos en el sistema financiero en general.


Uno de los principales beneficios de las stablecoins es su potencial para facilitar una banca global más rápida y inclusiva. Al utilizar las stablecoins como herramienta de pago, las personas pueden abrir billeteras en blockchains públicos, lo que les permite enviar y recibir pagos con mayor rapidez y accesibilidad. La reducción de la necesidad de intermediarios como los bancos para las transacciones transfronterizas conlleva menores tarifas y pagos sin fricciones, lo que convierte a las stablecoins en una solución ideal para el dinero sin fronteras.


Además, las stablecoins funcionan como una reserva confiable de valor, ofreciendo estabilidad y protección contra la inflación para las comunidades que viven en regiones con monedas fiduciarias volátiles. Al actuar como una alternativa estable, las stablecoins pueden ayudar a las personas a preservar su riqueza en áreas con altas tasas de inflación, asegurando la estabilidad financiera.


La adopción de las stablecoins está ganando impulso, y algunas estimaciones sugieren que hasta 5 billones de dólares en activos globales podrían moverse a las stablecoins y otros formatos de dinero digital para 2030. Esta adopción acelerada se impulsa por los diversos beneficios de los marcos regulatorios de las stablecoins y las stablecoins reguladas emitidas bajo estos marcos.


Las stablecoins pueden ser reguladas o no reguladas, según si cumplen con los requisitos regulatorios. La importancia de la supervisión regulatoria se hace evidente al examinar los eventos del mercado en 2022. Por ejemplo, TerraUSD (UST), una stablecoin no regulada, colapsó, causando pérdidas significativas para los tenedores. Este evento provocó ventas de pánico en otras criptomonedas vinculadas a monedas fiduciarias, resaltando el valor de las stablecoins aprobadas por reguladores, como USDP, que priorizan la seguridad y la solidez.



A pesar de las incertidumbres del mercado y el escepticismo en torno a las criptomonedas, las stablecoins experimentaron un aumento en popularidad y uso en 2022. Dos factores clave detrás de esta tendencia fueron la creciente demanda de activos digitales y el deseo de protegerse contra la volatilidad de los mercados tradicionales. Las stablecoins ofrecieron un refugio para los inversores, permitiéndoles almacenar fondos sin preocuparse por las fluctuaciones del mercado.


Además, el crecimiento de las finanzas descentralizadas (DeFi) creó nuevas oportunidades para que los usuarios accedan a servicios financieros sin depender de las instituciones financieras tradicionales. La combinación de estos factores, junto con soluciones de pago más eficientes, contribuyó al crecimiento y uso sustancial de las stablecoins a pesar de las incertidumbres del mercado.


El sentimiento creciente con respecto a las stablecoins como una forma rápida, segura y confiable de liquidar activos digitales se refleja en su aumento en adopción. Los centros de liquidación que utilizan stablecoins como USDP se han convertido en soluciones atractivas para las empresas que buscan innovaciones financieras menos volátiles y más confiables para sus clientes. Esta adopción llevó a que las stablecoins superaran el billón de dólares en capitalización de mercado en 2022, demostrando su presencia duradera e importancia dentro del sistema financiero.


Si bien los casos de uso tempranos, como comprar, vender y mantener stablecoins, siguen siendo relevantes y experimentan tasas de adopción aceleradas, las stablecoins también han surgido como una herramienta versátil para abordar los problemas del sistema financiero. Ofrecen estabilidad financiera en un mundo con alta inflación, permiten la inclusión financiera al otorgar acceso a las stablecoins respaldadas por el dólar estadounidense a cualquier persona con un dispositivo móvil y una conexión a Internet. Facilitan la transferencia eficiente de dinero, especialmente en remesas internacionales, reduciendo las tarifas. Las transferencias de stablecoins son instantáneas y rentables, y pueden realizarse las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Además, los comerciantes empresariales que aceptan stablecoins pueden acceder de inmediato a los fondos en lugar de esperar días para que los pagos lleguen a sus cuentas bancarias. Esta liquidación inmediata es un cambio de juego, ya que elimina los altos requisitos de capital en la cadena de valor de los pagos.


Además, la interoperabilidad de la infraestructura es posible en los sistemas basados en blockchain, eliminando las barreras de varios días que existen en las transacciones actuales. Esta interoperabilidad fomenta y permite la creación de productos interoperables que son imposibles de construir dentro de la arquitectura heredada del sistema financiero.


A medida que las stablecoins continúan evolucionando y demuestran su valor en una amplia gama de casos de uso, es evidente que seguirán siendo una fuerza transformadora en el panorama financiero en los próximos años. Su capacidad para combinar la estabilidad de las monedas fiduciarias con las ventajas de las criptomonedas las posiciona como un motor clave de la innovación financiera, la inclusión y la eficiencia.


Comments


bottom of page