top of page

Inmersión en líquido: nueva tendencia de refrigeración en criptominería

La tecnología es cuatro veces más eficiente en enfriamiento y usa un tercio de electricidad en relación al método por aire.



Para empezar a minar, es importante tener en cuenta los diferentes equipos que existen, tener un lugar adecuado, saber de cuánto va a ser la inversión inicial y los gastos que se tendrán.


Si se considera minar en una casa propia, se deben adecuar las instalaciones. Tiene que ser un lugar donde no moleste el ruido, tener las conexiones eléctricas necesarias y que la ventilación sea óptima para que el equipo funcione correctamente.


Uno de los puntos más importantes a la hora de elegir un equipo es la refrigeración. Hay equipos que utilizan el aire y otros la inmersión en líquido. En los primeros, se hace circular el aire por el equipo sacando el calor al exterior. Por eso es tan importante que la habitación donde se está minando tenga una buena ventilación. Incluso a veces se utiliza aire acondicionado para mantener el frío.



El inconveniente de este sistema es que siempre existe el riesgo de sobrecalentar el equipo y que deje de funcionar o no rinda lo suficiente. También hay que tener en cuenta que son equipos que necesitan más mantenimiento y limpieza.


Minar con refrigeración convencional ya no es la opción más elegida. Los fabricantes combinan electrónica costosa y muy potente, con una refrigeración que utiliza piezas inseguras, mecánicas y económicas como son los coolers, que provocando un fuerte ruido por funcionar a máxima velocidad dejan limitada la potencia de minado de fábrica, por riesgo de sobrecalentarse y dañarse los componentes más valiosos.


Hoy la tendencia va hacia la refrigeración por inmersión en líquido, que consta de fluido especialmente diseñado para disipar el calor del hardware. Este fluido para criptominería no conduce la electricidad y hace que el minado sea más eficiente y rentable.


Esta tecnología es cuatro veces más eficiente en refrigeración y usa un tercio de electricidad de lo que se usaba antes. Muestra de ello es Sammy, un producto de South American Miners, desarrollado en Argentina.


“Las diferencias entre la refrigeración por aire o por líquido son claras. El líquido tiene una forma de disipar la temperatura que permite exigir más a los mineros, lo que hace que sea un sistema más rentable. También es importante destacar que los equipos tienen mayor vida útil con un menor mantenimiento y generan muchísimo menos ruido”, explica Facundo Casal, CEO de South American Miners (SAM), la primera empresa en implementar la minería por refrigeración líquida en Latinoamérica.


En cuanto a lo económico, desde la empresa dicen que la inversión inicial es muy similar para ambos casos, pero hoy se considera que, a futuro, es más rentable el equipo con refrigeración por inmersión.


Commentaires


bottom of page