top of page

TikTok y el Metaverso: Los dolores de cabeza de Mark Zuckerberg

El CEO de Meta reconoció que falló en detectar un cambio vital en el comportamiento de las redes sociales, y ve que el objetivo de reinventar su empresa se hunde en gastos.

Crédito: thomas_69 at wallpapers.com

Son tiempos complicados para Mark Zuckerberg. Días de arrepentimientos, frustraciones y números a la baja.


En cuanto a la primera de sus preocupaciones, está el reconocimiento de no haber sabido detectar un cambio fundamental en el comportamiento de las redes sociales, acaso lo que es (o debería ser) su especialidad.


"En lo que pienso que fallé es que ahora hay un modo diferente en torno a cómo las personas interactúan con el contenido. Antes, la forma en que funcionaba era que tenías tu lista de amigos a los que seguías, tenías su contenido, comentabas en línea y la interacción estaba allí", explicó el fundador de Facebook en una entrevista publicada por Statechery realizada por el analista Ben Thompson.


"Ahora todavía hay algo de eso, pero creo que, en general, ha cambiado a que usas tu feed para descubrir contenido, encuentras cosas interesantes, se las envías a tus amigos en mensajes e interactúas ahí. Así que, en ese mundo, es menos importante quién produce el contenido: solo quieres ver lo mejor", completó el ejecutivo.


El apuntado como ejemplo de esta nueva dinámica social es TikTok. Su popularidad se debe justamente a que su algoritmo ofrece videos cortos a los usuarios en función de sus historiales y hábitos de búsqueda, y ese contenido mostrado no es necesariamente el de sus amigos y familiares, como suele ocurrir con los feeds de Facebook e Instagram.



En un principio, Zuckerberg minimizó su potencial, pero ahora reconoció que "TikTok han demostrado ser un competidor muy efectivo. Creo que fuimos algo lentos en esto porque no se ajustaba a mi patrón de algo social: lo sentía como una versión más corta de YouTube".


La otra cuestión que lo preocupa es el tan mentado Metaverso, el faro al que su empresa apuntó el Norte al punto de rebautizarse como "Meta", para que quede en claro cuál es su gran objetivo en los próximos años. Pero ese horizonte se está hundiendo en gastos.


Según un reporte de Business Insider, desde comienzos del año pasado hasta hoy, Meta lleva invertidos más de US$15.000 millones en Reality Labs, su empresa brazo en el Metaverso. Pero la compañía todavía no ha informado en qué ha gastando ese dinero.


Según el artículo, numerosos inversores están preocupados por la falta de información y transparencia en los números de la empresa, y decepcionados con los últimos avances y productos presentados en relación a lo que Meta considera su negocio futuro.


La semana pasada, Meta lanzó el casco de realidad virtual Quest Pro, que costarán US$1.500, y los nuevos avatares de su Metaverso, que a diferencia de los anteriores, ahora tienen piernas (una "mejora" que motivó varias burlas, tanto del público como de la prensa especializada y los inversores).


Nada consiguió cambiar la incertidumbre que, para muchos, se cierne sobre la empresa de Zuckerberg y su capacidad de poder reinventarse. Por lo pronto, 2022 está siendo un infierno para el gigante de las redes sociales. Las acciones cayeron un 61% este año, perdiendo unos US$560.000 millones de valor de mercado.


La valoración de Meta bajó a un poco más del tercio de billón de dólares que alcanzó en septiembre de 2021 y hoy es de US$353.000 millones.



Comments


bottom of page