top of page

Bienvenido a la nueva Internet (de derecha)

Millonarios ideológicamente controvertidos, que se sienten rechazados por las redes sociales más tradicionales, están creando un nuevo ecosistema mediático acorde a sus pensamientos: la cámara de ecos del conservadurismo.



La última noticia dentro de esta creciente tendencia fue el anuncio del polémico músico y empresario Kanye West de comprar la red social Parler, algo así como el Twitter de la derecha. Tanto su actual CEO, George Farmer, como su mujer, Candace Owens, son reconocidos activistas vinculados a la "alt-right" anglosajona.


West, que ahora se hace llamar "Ye", es otra de las tantas personalidades influyentes y políticamente activas en Internet que fueron expulsadas o suspendidas de las redes sociales más populares por publicar opiniones o contenidos ofensivos. En el caso del artista, mensajes de corte antisemita que le valieron el bloqueo de sus cuentas de Twitter e Instagram.


“En un mundo donde las opiniones conservadoras se consideran controvertidas, debemos asegurarnos de tener el derecho a expresarnos libremente”, dijo West y decidió que la mejor respuesta era comprar una red social acorde a él. No es el único que recurrió a la billetera en nombre de la "libertad de expresión".


Donald Trump creó Truth Social después de ser suspendido “indefinidamente” y “permanentemente” de Facebook y Twitter.


El actual millonario candidato a senador por Ohio, J.D. Vance, se unió a Peter Thiel (ex Facebook y cofundador de PayPal) y juntos invirtieron en Rumble, considerada la alternativa derecha de YouTube.


Además, es casi un hecho que Elon Musk se va a quedar con Twitter por US$44.000 millones y, en función de varias declaraciones y visiones políticas del CEO de Tesla, es muy probable que su ingreso cambie las normas con respecto a cómo se filtran los contenidos de carácter conservador en esa red.



Esta nueva conformación mediática, en la que intervienen desde podcast y canales de videos personales hasta plataformas como BitChute, Telegram, Gab y Gettr (creada por Jason Miller, exvocero de Trump), parece haberse acelerado luego del asalto al Capitolio de los Estados Unidos de enero 2021, un hecho que muchos consideraron consecuencia alimentada por la falta de moderación de contenidos en las redes sociales más convencionales.


Un reciente estudio de Pew Research encontró que el 15% de los usuarios de estas mencionadas redes sociales alternativas han sido prohibidos en al menos una de las plataformas principales. Esto es particularmente más amplio en BitChute, un sitio centrado en videos, donde más de un tercio de las cuentas destacadas (35%) fueron prohibidas o desmonetizadas en otros espacios.

De acuerdo al estudio, la mayoría de los que regularmente reciben noticias de al menos uno de esos medios sociales alternativos (66%) se identifican como republicanos o se inclinan por el Partido Republicano, en contraste con los consumidores de noticias en sitios más establecidos, que en gran medida se identifican como Demócratas o demócratas "magros".


Esta tendencia también es común entre los perfiles de usuarios más destacados: aproximadamente una cuarta parte de estas cuentas (26%) se identifican como conservadoras, republicanas o apoyan al expresidente Trump o su movimiento “Make America Great Again”, además de expresar otros valores relacionados, como el "patriotismo" y la "identidad religiosa".


El relevamiento de Pew Research consideró que "aunque menos de uno de cada diez estadounidenses dice usar alguno de estos sitios para buscar noticias, la mayoría indicó que ha encontrado una comunidad de personas con ideas afines allí".


El estudio también encontró señales de que estos sitios pueden ser otro síntoma del discurso público cada vez más polarizado y de las divisiones partidistas de los estadounidenses en el entorno más amplio de los medios de comunicación.

"Los estadounidenses que han oído hablar de estos sitios, pero que no los usan como fuentes de noticias, se muestran escépticos respecto a ellos —destaca el análisis—. Cuando se les pregunta qué es lo primero que les viene a la mente al pensar en estas redes alternativas, las personas de esta categoría suelen citar inexactitud y desinformación; sesgo político; extremismo e ideas marginales".


Comments


bottom of page