top of page

Más vale que trate con respeto a su IA

Investigadores descubrieron que comunicarse con los modelos de lenguaje grande (LLM) con buenos modales conduce a respuestas más precisas, menos sesgadas y de mayor calidad. Los chatbots también responden mejor si se les proveen incentivos.



Más allá del aspecto moral o social, parece que ser amable con las IA resulta beneficioso desde un punto de vista pragmático. Un estudio de de carácter intercultural realizado por especialistas de la Universidad de Waseda, en Japón, revela que los LLM, como los chatbots presentes en muchos servicios de atención al cliente online, tienden a rendir mejor cuando las indicaciones que reciben son formuladas de forma respetuosa. Por el contrario, la falta de cortesía "puede afectar significativamente el rendimiento del LLM", según advierten los investigadores.


Las implicaciones de este hallazgo van más allá de la simple interacción puntual. La forma en que nos dirigimos a una IA hoy no solo impacta en la respuesta que recibimos, sino que también puede afectar su capacidad para brindar respuestas precisas a otros usuarios en el futuro. "Las indicaciones descorteses pueden conducir a un deterioro en el rendimiento del modelo, lo que incluye generar respuestas con errores, sesgos más fuertes y omisión de información", señalan los expertos.



Para corroborar esta teoría, los investigadores evaluaron media docena de chatbots mediante decenas de tareas, empleando hasta 150 indicaciones diferentes por tarea, todas formuladas en distintos niveles de cortesía. Los resultados demostraron que los LLM, tal como lo hacemos los humanos en la comunicación diaria, reflejan en cierta medida los matices del lenguaje interpersonal. De esta forma, la cortesía hacia los chatbots tiende a generar respuestas más precisas y completas, fenómeno observado en los tres idiomas analizados: inglés, chino y japonés.


No obstante, el estudio también advierte que "las indicaciones descorteses a menudo resultan en un rendimiento deficiente, pero el halago excesivo tampoco es necesariamente bienvenido". Curiosamente, se observó que las indicaciones extremadamente groseras o aduladoras generaban respuestas más largas, particularmente en inglés y chino.


Es importante tener en cuenta que los chatbots no son seres con sentimientos. Su mejor desempeño ante la cortesía no se debe a una respuesta emocional, sino a la forma en que están programados para procesar el lenguaje y responder de acuerdo a patrones de comunicación humana.


Una curiosidad es que el usuario de ChatGPT Max Woolf probó si ofrecer a ChatGPT una propina o un incentivo afectaría el rendimiento del chatbot. Para los incentivos positivos, Woolf probó seis diferentes, con prompts cómo "recibirás entradas en primera fila para un concierto de Taylor Swift", "alcanzarás la paz mundial" y "harás que tu madre se sienta muy orgullosa" siempre en casos en que la respuesta respete todas las condiciones.


ChatGPT devolvió diversos resultados en función del incentivo, resultando la opción de la paz mundial como la opción con mejor performance.



Comments


bottom of page